IvanPerez Art archive®


Waves


Car paint on billboards

2006




Botanic Garden. Madrid 2007.


Galerie Isabelle Lesmeister.


(Videolink)



En el extrarradio, al sur de las ciudades, abundan los no-lugares: descampados, solares, arcenes o  bajo puentes, espacios donde nadie está, por donde todos pasamos y en los que nadie se detiene salvo “la empresa anunciadora”. Los carteles que ésta impone y acumula allí, donde todo es tránsito, no son una metáfora del tiempo; sino el tiempo mismo mostrando uno de sus cuerpos. Cada nuevo anuncio es un hecho que anula y sepulta a los hechos pasados; que se exhibe y se alza sobre ellos como sobre un creciente montón de cadáveres.
Con esta materia-tiempo, ha creado Iván Pérez sus últimas obras, una serie de olas monocromas pintadas a pistola. Las piezas tienen el dinamismo y la fuerza de una carrocería retorciéndose en el momento del impacto; también el de aquello, que se autodestruirá en cuestión de segundos. Alguien escribió: cuando digo “en este instante” ya pasó el instante, la materia-tiempo resucitada por el artista en estas olas, rompe esa ley tan verdadera en nuestros días; pues ahí está el instante, detenido justo antes de su disolución. Fotografía sin cámara.
No son estos, sin embargo, los únicos límites que se fuerzan. Asombra, a pesar de su pigmentación industrial, el aspecto extrañamente natural de las piezas; aspecto de cosa no creada, como llovida del cielo o producida por un árbol. Esta confusión de lo artificial y lo vivo, es especialmente significativa en un mundo en el que lo industrial parece haberse naturalizado. Un mundo que el artista combate volviendo contra él sus propias armas; reciclando sus residuos en olas; convirtiendo el tiempo muerto en constante presente; transformando la contemplación práctica, en contemplación desinteresada y desconcertada, ante el poder de sugerencia de estas piezas rescatadas del no-lugar y su indeterminación.



Miguel Castro.