IvanPerez Art archive®


143Delicias

  Festival de Videoarte
.



Comienza en el año 2000 el primer festival de video que se produce en Madrid.

Co-dirigido y comisariado por Ana cortés e Iván Pérez, 143D es un festival de vídeo independiente que se organiza en espacios de arte alternativos y posteriormente  reeditado en diversos espacios institucionales como La Casa de América,  Instituto de la Juventud, Ca2M, Teatre Antic, o Alnorte.
En el festival han participado diferentes artistas del panorama del videoarte nacional e internacional, entre ellas: Andrés Senra, Manuel Saiz, Verónica Ruth frías, Eugenio Ampudia, Pepo Salazar, Democracia, Diana Larrea, Fernando Baena, Daniel Silvo, Campanilla, Felix Pérez Hita, Javier Lozano, Cristina Busto, Left Hand Rotation, Guillem Bayo, Antonio Ortuño, leónidas Martín, Cristina Busto, Nilo Gallego, Dionísio Cañas ó Lorena Álvarez  entre otros muchos a lo largo de las 8 ediciones celebradas y reeditadas hasta la fecha.








    El festival de vídeo 143 Delicias es muy relajante. Relajante es todo aquello que no es institucional. Lo institucional marca el ritmo de cómo hacer las cosas. Las cosas institucionales no son buenas ni malas, las cosas institucionales son estresantes. Por esa razón uno prefiere ir de vez en cuando a un Festival de vídeo como el de 143 Delicias, que es muy relajante; un festival que se ha realizado hasta ahora gracias al esfuerzo de sus organizadores y al entusiasmo de los participantes, los espectadores y los artistas. Los artistas que participan en este festival no tienen por qué ser especialistas, en verdad no tienen ni que ser artistas porque al no ser un festival institucional los organizadores no les piden a los artistas ninguna información sobre su vida, su edad, su sexo, su obra, su carrera artística; es decir, su curriculum. Lo artístico, entendido esto como un objeto estético legitimado por las Instituciones del Arte, en sí es lo menos importante para participar en este festival. El concepto principal a tener en cuenta en el momento de participar en 143 Delicias es el de lo ameno. Lo ameno es todo lo contrario de lo plúmbeo, lo pesado, lo pedante, lo que no fluye, lo que está estancado, como el arte institucionalizado. Lo ameno no tiene nada que ver con lo artístico; hay vídeos muy artísticos que son a su vez muy amenos. Por lo tanto, cuando los organizadores piden que los vídeos sean amenos, no quieren decir que los vídeos sean unos churros mal hechos, sino que lo que prefieren es que sean vídeos que no duerman al espectador. Los espectadores son importantísimos en este festival porque ellos son los que deciden cuáles son los tres mejores vídeos. Lo precario de sus premios ( en el último festival, el del 2005, el primer premio fue un jamón, el segundo un queso y el tercero una botella de vino) indica la gran importancia de este festival, un festival que se basa más en la idea de participación que en la de ganar unos premios prestigiosos, a los cuales se les ha pegado una etiqueta de alguna compañía comercial importante o de un Institución política o cultural. En verdad, si lo pensamos bien, en los orígenes de los Juegos Olímpicos a los ganadores sólo se les regalaba una corona de laurel (que es mucho menos que un jamón); por lo tanto, lo que ganaban entonces los atletas, y lo que ahora ganan los participantes en el festival de vídeo 143 Delicias es lo mismo, el prestigio de haber participado.

Dionisio Cañas.


http://143delicias.blogspot.com